Reto contra la resistencia al cambio

Reto contra la resistencia al cambio

La resistencia al cambio es de los aspectos más dañinos que tenemos los seres humanos; nos limita y no nos deja vencer estructuras arraigadas.

Hay personas que van más ligeras por la vida. Son esas que son más flexibles y que no se complican tanto ni se autoimponen tantos códigos.

En mi caso, soy poco flexible y eso me ha llevado a muchos trancazos en la vida, entonces es algo en lo que trabajo poco a poco desde hace tiempo. Dicen que lo que no se dobla se rompe, ¿no? Todo esto va porque ayer me hicieron un cambio de look algo radical a lo acostumbrado, aún me veo en el espejo y no me siento yo y siento una necesidad de querer regresar al salón y que me dejen como estaba. Pero a la vez ha sido un reto y me siento bien de haber podido salir de mi patrón pues soy conservadora y según yo no hay mejor cosa en mí que lo natural.

Este cambio -que alguna vez lo planeé como un reto- me ha llevado a esta reflexión que hoy comparto con ustedes… Y si tienen cualquier tipo de resistencia al cambio, muchas estructuras o poca flexibilidad, creo que es un buen ejercicio para invitarlos a atreverse.

Yo sé que si tienes el look que tienes es porque te gusta como te ves y probablemente es lo que mejor te quede. Pero si no crees que podrías cambiarlo, entonces vale la pena hacerlo solo por demostrarte que sí puedes. Total, todo fuera como el pelo ¿no? Estoy hablando de un cambio radical, un nuevo color o un corte bastante notorio, algo que te duela, que te rete, que te miedo. No tiene que ser algo que se te vea mal, si consultamos a un experto estilista sabremos que todos tenemos varias opciones que nos podrían quedar bien.

Nada pierdes, total que si no te gustó, pronto podrás regresar a como estabas, o tal vez te guste tanto que decidas quedarte así; pero el punto no es el look, sino atreverte a lograr el ejercicio.

Tengo una amiga que siempre ha tenido un pelazo; largo, abundante, con mucho volumen y un color increíble. Un día de la nada apareció con el pelo abajo de la oreja ¿por qué? porque lo donó a los niños con cáncer, así sin más. Aunque le dolió, le importó más donar y se supo sacar el mejor partido con el pelo corto e igual se sigue viendo súper guapa. Ella no se limitó a hacer una buena acción por una estructura hacia la vanidad. Un año después, le ha crecido bastante y pronto lo volverá a tener como lo tenía ¡y nada pasó! Sin duda, su actitud habla de una persona muy flexible y con un fácil andar por la vida, no se complica de más ni se toma las cosas tan en serio. Esto coincide con que es una persona exitosa y muy feliz en todos los aspectos de su vida.

Así que bueno, si ya logré explicar bien el punto, aquí va algo de lo que pueden ganar con este ejercicio:

  1. Te estás retando a ti mismo, a romper con estructuras y a disminuir la resistencia al cambio.
  2. Te ayuda con el proceso de aprender a tomar la vida más ligera. Volvemos a lo mismo ¡Todo fuera como el pelo! ¡El pelo crece!
  3. Trabajas en aprender a soltar.
  4. Conoces otra faceta de ti; es verdad que como nos sentimos es lo que proyectamos, entonces un look muy diferente probablemente nos haga descubrir nuevas actitudes en nosotros.
  5. No importa si a la gente le gusta o no le gusta tu look, lo hiciste por ti y eres la única persona que se debe gustar. Y si al final no te gustó como te ves, es más reto aún trabajar el ego. O, incluso, sobre lo que te hiciste puedes experimentar otro cambio que te guste más. No se trata que te veas mal ni que te sientas mal.
  6. Te sientes bien que lo lograste, lo venciste, ¡lo hiciste! ¡Y fue más fácil de lo que pensabas!

Así es todo en la vida, solo hay que cambiar el enfoque. Si lo piensas, es una tontería pero lo hacemos grande.

Evidentemente este solo ejercicio no te cambia al 100, pero todo suma. Puedes proponerte durante un tiempo hacer ejercicios de este tipo, haz una lista de unas diez cosas o más y date un plazo relativamente corto para cumplirlas. Diez días, dos semanas, un mes… Cuando te des cuenta, poder vencer la resistencia al cambio se te habrá hecho un hábito y tu flexbilidad hacia la vida habrá aumentado.

Algunos de estos ejemplos son: Pintarte las uñas de colores que nunca habrías usado, vestirte de alguna forma que no te sientas cómoda, cambiar tu cama de lugar y tu lado de dormir, sentarte en otra silla del comedor, ir al cine solo… no sé; busca cosas que te cueste trabajo hacer, entre más te cueste más estarás ganando.

Suerte y por favor ¡me cuentan!


Share!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
NuriaDM
Blogger & Entrepreneur. Amo a los animales, soy vegetariana y fan del tenis. Creo en la magia y tengo el sueño tan ligero como la Princesa del Guisante.

You May Also Like

4 Comments

  • Trackback: Reto contra la resistencia al cambio | La esmeralda del sureste
  • Paulina Villalpando August 29, 2014 7:53 AM

    Me encanto el post! Caminar mas ligera es algo en lo que yo trabajo constantemente y me ha servido muchísimo para reducir estrés. Creo que al final la clave es bajar nuestras expectativas y dejar que la vida nos sorprenda. Muchas veces los “trancazos” vienen porque esperamos mucho de una persona o de una situación y cuando esas expectativas no se cumplen, nos decepcionamos. Algo que también hago todo el tiempo es exponerme a situaciones diferentes, ser mas espontanea y relacionarme con gente con estilo, ideas y modos de vida distintos – esto me ha hecho mas tolerante y resiliente al cambio. http://www.thepaarblog.com/

  • Beatriz Horta February 12, 2015 12:28 AM

    Wow hola acabo de descubrir tu blog me encantan los maquillajes, los perfumes etc pero…sabes tu blog va mas allá de eso, es como escribes, lo que transmites son cosas tan increiblemente claras y que aportan mucho mil gracias por compartir y desde ahora siempre leeré tus post, me caen muchos veintes! y estoy fascinada con tu blog felicidades! 🙂 que sigan los éxitos!

    • NuriaDM February 12, 2015 11:42 AM

      Qué linda, muchas gracias! 🙂

Leave a Reply

Leave a Reply