Llevo un buen rato (un par de meses por lo menos), escribiendo estas reflexiones a las que titulé “Lo que he aprendido“. Van a encontrar muchas frases que parecen cliché y pensarán que son tomadas de algún lado, pero todas son producto de mi propia experiencia.

Nadie nacemos siendo los mejores seres humanos, tenemos que hacer un trabajo espiritual constante para ser lo mejor que podamos y para evolucionar. A veces, para darnos cuenta de muchas cosas, primero la tenemos que regar y sólo así aprendemos con el paso del tiempo. Así que bueno, les dejo mis pensamientos…. y espero que les gusten y les sirvan.

  • He aprendido que las relaciones humanas en la vida se mantienen a base de detalles, constancia y esfuerzo. No es por arte de magia y se trata de un “me nace” o “no me nace.”
  • He aprendido que lo que es importante para mis amigos debe ser igual de importante para mí.
  • He aprendido que los cumpleaños y bodas de mis amigos(as) son prioridad en mi agenda.
  • He aprendido que ser congruente es de lo más valioso que puede haber y te evita muchos problemas.
  • He aprendido que es mejor vencer el orgullo y saber disculparse o reconocer tus errores que quedarse callado y dejar pasar situaciones que después no tienen arreglo.
  • He aprendido que es bonito demostrar a la gente que la quieres y que la admiras.
  • He aprendido a decirle a alguien “¡qué bien te ves!” (cuando se ven bien).
  • He aprendido que la gente negativa y destructiva a tu alrededor no te aporta nada.
  • He aprendido que la gente no cambia sino se transforma, y no se transforma si no lo deciden ellos mismos. Por más que hagas, la decisión es suya.
  • He aprendido que ser espiritual no es meditar, ni ir a yogar, ni dejar de comprar cosas caras, ni vestirte de blanco, ni ir a retiros, ni leer sobre el tema, ni tomar cursos. Ser espiritual se demuestra con nuestras acciones diarias en la vida cotidiana y va más allá de cualquier “adorno”.
  • He aprendido que regalar una sonrisa le puede cambiar el día a alguien.
  • He aprendido que a veces lo que hay que hacer, es simplemente no hacer nada.
  • He aprendido que a veces hay que dejar de buscar lo que deseamos y dejar que esto nos encuentre a nosotros.
  • He aprendido que no se puede ser tan rígido y radical en la vida, no siempre es  sí o no, o blanco y negro. Podemos ser más flexibles y la vida nos mostrará más colores.
  • He aprendido que estar abierto a la vida y a la gente te deja muchas satisfacciones y te abre muchos caminos.
  • He aprendido que cuando vences el salir de tu zona de confort puedes obtener grandes e insospechadas recompensas.
  • He aprendido a discernir entre salir de la zona de confort o a decir no cuando realmente quiero decir no.
  • He aprendido que circunstancias negativas o difíciles nos pasan a todos, pero está en cada uno cómo los tomamos y transformamos siempre al lado bueno.
  • He aprendido que para reconstruirte por completo en una mejor versión de ti tuviste antes que romperte en muchos pedazos.

 

12 Comments

  1. Mi Reina me identifico contigo al cien, sobre todo en el punto de hacer las cosas porque me nace!…y sobre todo el ser congruente.
    Debería haber muchas chicas cumpliendo todos esos puntos jajaja

    Abrazos

  2. ¡Me encantan! Lo mejor es que de verdad son ciertas, y no son frases ¨prefabricadas¨, de esas que leemos todos los días en internet.
    Saludos!

  3. La vida me ha enseñado que un amor nuevo puede llegar sin avisarte y sin premeditarlo, y que puede durarte toda una vida, pero que lo más normal es que sea sólo pasajero, de una noche, de unos días, de unos meses, o de unos pocos años… He aprendido que los amigos de toda la vida pueden convertirse en extraños de la noche a la mañana, porque la vida les ponga a prueba y no den la talla, o que por contrapunto, que aquellos que jamás pensaste que fueran a ser tus amistades, te sorprendan gratamente y te resulten infalibles…

    He podido aprender que la gente se porta mal porque no queda registrado con pruebas de lo que dice o hace, pura cobardía, porque siente cierto placer en hacer daño, para que luego no se lo puedan reprochar o hacerles pagar por ello, y ya casi nadie cree que Dios nos vigila constantemente para castigarnos de lo malo y para compensarnos y beneficiarnos de lo bueno.

    He aprendido también viviendo que es adecuado renunciar de las personas que no te valoran, porque de nada sirve una compañía que no te quiere a pesar de que aún la quieras tú, aunque siendo sincero resulta muy difícil alejarse de alguien que te marcó la vida y supuso una diferencia grande, pero eso no quita que vengan personas nuevas que ayuden a cicatrizar tus heridas y que en el futuro lograrás olvidar y volver a confiar en alguien que merezca ser amado.

    He recibido la lección al vivir que decir nunca más, no siempre se cumple, porque la vida no hace más que dar vueltas, nada es definitivo, lo sé por propia experienica, y que lo que se dice que es para siempre, termina fallando y se acaba incluso antes de lo esperado… También he sabido viviendo que el que quiere algo, algo le cuesta, y lucha por ello, puede o no puede conseguirlo, pero que al menos ha tenido ilusión en el intento, y que el no se arriesga por lo que desea no pierde nada, pero tampoco lo gana.

    He logrado saber además que si quieres algo con una persona, ve a por ella y díselo, el no lo tienes por anticipado, y que a lo mejor si esperas, mañana ya sea demasido tarde, y si no te conviene estar con ella, jamás olvides los buenos recuerdos que te ha dado… Y he aprendido que sentir dolor por una pérdida es inevitable, pero el sufrimiento y el dolor, es una elección opcional que tú mismo tomas. Y sé lo que es la tristeza, la debilidad humana y el dolorosa que es la felicidad efímera.

    De la vida he aprendido a amar a base de recibir golpes y decepciones, ya que los malos amores, siempre los tendremos, sin buscarlos vendrán a nosotros, eso es parte de la vida, viene de serie…Y más cuando aprendes amar de manera adecuada por la experiencia vivida, porque ya no te haces falsas ilusiones, entonces es cuando puedes dar con la persona precisa, en el tiempo y el lugar exacto.

    He logrado descubrir viviendo que la vida está llena de contradicciones, lo que hoy creo que es bueno, mañana o en el futuro, puedo pensar que es malo, o al revés, lo que hoy es malo para mí, con el tiempo pueda ser bueno… Porque para lo que a mí pueda ser algo bueno, para otro puede no serlo, pero siempre en la vida enfrentamos aflicciones, penas, alegrías, perdidas, adioses, rupturas amorosas… y en cada experiencia, sobre todo las malas, me ha dejado un buen aprendizaje.

    Aprendí viviendo que lo verdaderamente transcendente para que una persona disfrute de su vida plenamente, es encontrar su sitio, es decir, algo que le permita vivir bien con lo que realiza, y sobre todo que encuentre un sentido a las cosas cuando les vengan mal, y que disponga del grado de autonomía necesario para hacer lo que más le gusta. Si logra dar con esa situación, aunque tenga muchas limitaciones tanto físicas como mentales, siendo minusválido, con cierto retraso o ya anciano… llevará una plenitud de vida que no se mide solamente por su duración, sino por la calidad de los momentos de lucidez y claridad por cortos que puedan ser.

    Y sobre todo he aprendido que de nada sirve seguir negando lo evidente, viviendo fuera de la verdad, y que lo más importante es que hay que seguir aprendiendo siempre, te pase lo que te pase, hasta que desaparezcas de este mundo incierto y cruel, y al mismo tiempo maravilloso.

    ARTURO KORTAZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA©

Leave a Response