Este post de kabbalah creo es uno de los más complicados para poder explicarme, así que trataré de hacerlo tan sencillo como mi maestro Ariel Grunwald nos lo explica.

Se trata de que en realidad no necesitamos pedirle nada a Dios, porque Él de por sí nos ayuda, le pidamos o no. Es parte de tener certeza, de confiar en nuestro proveedor. De igual forma, nuestra Luz está en nosotros le pidamos que brille o no.

Sin embargo, con esto no quiero decir que no debamos orar, sino que orar lo que hace es exponenciar nuestra emoción negativa y de esta manera recibir la Luz. El propósito de rezar, de pedirle algo a Dios/La Luz, es para despertar algo en mí, pues no sólo necesito rezar, necesito hacer algo, ser proactivo. Es una especie de tecnología metafísica para abrir mi vasija y manifestar la Luz que ya existe en mí.

Ahora, hay tres cosas principales que controlan a la personas: la astrología (de acuerdo a nuestro signo, ascendentes, estrellas, planetas, etc…), las experiencias de nuestra niñez (traumas, papás, maltratos, etc…) y el alma. Esta última es la más importante porque está por encima de la astrología, de nuestra niñez, de nuestros papás, de nuestras circunstancias, de todo…. Con el alma, si la trabajamos, nos levantamos de las dos primeras influencias y podemos lograr lo que muy pocos: convertirnos en quien queremos ser.

Para acceder al alma y a su poder, la kabbalah ofrece una herramienta muy poderosa que son las llamadas LETRAS HEBREAS, que ya de por sí están cargadas de un poder muy fuerte, ya que van más allá del intelecto, y que con ellas, descifrando la Biblia a través de estas letras, se encontró la palabra Ana B’koach/ Ana Beko’Ach; la cual es la oración más fuerte de la kabbalah y se rige en 7 mandamientos que aquí les van:

1. Conectar con el poder de la unidad. Es la conexión con el UNO. Aquí entran todos los problemas de nuestra vida, las enfermedades, etc… precisamente cuando hay una separación con nosotros mismos.

Para reparar esto, la acción que hay que emprender es muy sencilla. “Cuando le doy a otro, soy uno”. Cuando una persona recibe una bendición incluso que yo quiero y deseo para mí, me alegro por esa persona al grado que lo vivo como mío. Si lo siento realmente, entonces siento felicidad también. Hay que sentir y despertar el amor incondicional . Dar sin esperar nada. Sólo así remueves los espacios de separación entre la gente y tú, y por consiguiente, los espacios en ti mismo los vas acortando.
Aquí también es cuando sacrifico la satisfacciçón inmediata y placentera por la de largo plazo aunque sea más costosa.
A veces nos enojamos nosotros solos con la gente por una tontería, porque no nos contestaron el teléfono y ya estamos pensando lo peor y enjuiciamos a la persona, cuando en realidad tal vez esa persona ni se enteró de la llamada y estaba ocupada. Sin embargo, ya creamos una separación enorme.

Entonces recordar la acción: ACORTAR ESPACIO ENTRE LAS PERSONAS Y CON NOSOTROS MISMOS.

2. Apagar nuestro sistema reactivo. Esto tiene que ver con las experiencias pasadas, incluso de otras vidas, y cómo reaccionamos como robots de acuerdo a lo que nos pasa.

Tenemos que tener la fuerza de ser reactivos en lugar de “si hubiera” o “no hubiera”… Hay que CAMBIAR antes de hacer lo que nos vamos a arrepentir. Es sólo detenernos un momento antes de hablarle grosero a alguien, por citar un ejemplo entre miles.
Por otro lado también se refiere a olvidar nuestras limitaciones ya que nosotros nos las creamos. Hay que olvidar la creencia de que SOY UN SER LIMITADO. No debemos compararnos con los demás o, si lo hacemos, hacerlo desde el sentido de la motivación y no desde la envidia o la crítica. No debemos dejar que la negatividad tome el control de nuestro canal de luz.

3. Abrir las puertas del sustento y la abundancia. Tener dinero no está mal, pero el objetivo debe ser COMPARTIR. Eso es tener dinero con bendición. Mi propósito es compartir, ya que si sólo lo pienso para benefiarme a mí, ahí vamos a fracasar y no va a ser un dinero bendito. Y hay que ayudar siempre a los demás, no sólo a los que están cerca de mí, a gente externa/ajena también.

Otro aspecto de este punto es: Rescatar la energía que les dimos a nuestras capas/bloqueos negativos. A esto ayudamos cumpliendo compromisos que hagamos, ya que la energía que nos da el Universo y que no usamos, se va directo a la negatividad.

4. El poder de la perseverancia. Todo el tiempo tenemos que estar buscando plantar semillas. Recordemos que las semillas que plantamos hoy, son las que mañana vamos a estar cosechando. Y esto sucede tanto para bien como para mal, si hoy no estoy haciendo nada bueno por mí, no espero tener mañana la vida que deseo.
Es importante conectarte con la energía de la emoción de las cosas que deseas, sentirla e incluso agradecerlas. Tenemos que ser persistentes con lo que queremos, a veces tiramos la toalla un paso antes de que sucedan las cosas que queremos y ni nos enteramos.
Incluso en el amor puede llegar a pasar…. Amas a alguien pero puede llegar el momento en el que lo/la odias y entonces renuncias! Y no te das cuenta que el odio era el punto máximo para consolidar ese amor.

Recuerda siempre: “Cuando llegas al punto CERO de cualquier situación y piensas que TODO MURIÓ, es cuando tienes que dar ese último PUSH para que sucedan las cosas que deseas”.

5. Abrir nuestro sexto sentido. Esto se trata de conectar con nuestra intuición. Tenemos que entenderque estamos en medio de una película y que todo pasa por algo. A veces nos sucede algo malo y lo vemos como el final y la peor tragedia, pero no tenemos la capacidad de ver que sigue algo maravilloso y nos cerramos a eso malo y se nos acaba el mundo.
Hay un propósito siempre más allá y más grande de todo lo que nos pasa. Hay que aprender a ver con los ojos del alma para poder entenderlo.
Para conectar con esta intuición hay que voltearle la cara a la moneda y despertarnos con la emoción de qué nos traerá el día. Incluso si es algo difícil, es UN RETO que nos llevará a algo mejor o nos traerá un crecimiento.

¡Así que hay que sentir esa emoción con positivismo!

6. La masa crítica. Cada vez que una persona hace un cambio de conciencia hacia bien, hay también un cambio de conciencia global. Tenemos que empezar a cambiar todos y cada uno el chip de que es cool compartir, de que es cool ser una persona con valores, de que es de perdedores el criticar a los demás, etc… Recuerda: Si tú cambias, contribuyes a un cambio de más gente.

7. El rejuvenecimiento (físico, emocional y espiritual). Las cosas se mueren una vez que se les deja de inyectar vida, por lo que no hay que dar nada por hecho. Hasta el amor en pareja por más que quieras a la persona se acaba si no lo procuras y trabajas todos los días. Ese es el problema de ser presos de la rutina, de confiarnos, de dejar de luchar por ser mejores cada día en todos los aspectos.
Cuando damos por hecho algo o lo tenemos seguro, lo dejamos de apreciar, de valorar, nos deja de hacer felices. Hay que trabajar diario en la apreciación y en dar renovación constante a lo que tenemos. Así que a inyectar energía y emoción a todo, todo el tiempo.

Y con esto concluyen los 7 mandamientos del Ana B’Koach/Ana Beko’Ach. Ahora, regresando a lo que hablábamos al principio, se trata de una oración. La oración enciende el poder hacia el positivismo y es para poder mejorar. No sé de letras hebreas, pero tal cual les comparto el recuadro con las palabras para encender y trabajar cada situación. Yo sé amigos, que si no estudian kabbalah, es un poco enredado esto y difícil de comprender, pero se trata de repetir las frases en hebreo (la traducción que está abajo) ya que son llaves que nos ayudarán en cada punto de los que acabamos de platicar. Lo ideal es imprimirlo y traerlo guardado con nosotros para cualquier circusntancia. Espero que les haya servido, los quiero.

Ana Bekoach

5 Comments

  1. Está buenísimo este post, gracias por compartirlo, es lo primero que leí al despertar. Yo tomaria en cuenta también que veces puedes ser juzgado por dar incondicionalmente porque quien recibe le cuesta trabajo entender que no hay un interés de por medio. Espero haberme dado a entender.

  2. Gracias, excelente espacio, Dios le bendiga por compartir estas enseñanzas…en forma sencilla que mas se le puede pedir .. son un balsamo a nuestro espiritu…me encanta……estoy feliz por haberla encontrado .. abrazos

Leave a Response