Reflexión: Los amigos que se van

Reflexión: Los amigos que se van

Hace varios años, cuando estudiaba tal vez la Universidad, una vez mi papá me dijo un día me iba a dar cuenta que las amistades por las que daba la vida en ese entonces, ya no iban a ser mis amigas. Me acuerdo que me enojé mucho y le dije que no iba a ser así. Hoy ya no tengo a mi papá para decirle que tenía razón y que puedo entender que su comentario no era en mala onda sino simple experiencia de vida.

Es difícil de entender pero sí, conforme vas creciendo, la gente a tu alrededor va cambiando por diferentes circunstancias: porque cada quien agarra diferentes caminos, porque nos cambiamos de ciudad, porque hay diferencias y malentendidos, porque nos vamos haciendo un criterio y ya no coincidimos en la forma de pensar ni de actuar, porque nos lastimaron o lastimamos, porque le dejamos de caer bien a alguien, por terceras personas, qué se yo… No creo que esté mal, creo que es parte de una evolución que cada quien vamos teniendo en diferente forma.

La vida no es fácil para nadie y hay que ir sorteando piedras en el camino, cada quien las propias y habrá quien encuentre piedras más grandes que otros, pero al final coincidimos en el mismo punto: crecimiento como seres humanos. Las experiencias nos van cambiando y según lo que vayamos proyectando es lo que iremos atrayendo en ese momento y justo lo que necesitamos.

No es cliché eso de que hay personas que llegan a tu vida de manera efímera y otras llegan para quedarse. El punto es que todas esas personas van formando parte de nosotros, de lo que somos, de nuestra historia y a todas les aprendemos algo.

No hay que aferrarnos a las personas que se tienen que ir por más que las hayamos querido, ya cumplieron su misión y por algo ya no tienen que estar en nuestra vida, independientemente si se alejaron ellas o nos alejamos nosotros. Agradezcámosles incluso si nos hirieron de alguna forma, porque así tenía que ser y fue un aprendizaje, y deseémosles lo mejor en su camino.

Cada vez son más los amigos que me cuentan que se han alejado de gente querida porque ya no coincidían en muchas cosas y no quiere decir que no los quieran. Alejarte de gente muchas veces no es pelearte, simplemente es tomar rumbos distintos.

Hoy yo he aprendido esa lección de la que me habló mi papá un día. Hay gente que se ha alejado de mí, hay gente de la que me alejado y también hay mucha gente en mi vida a la que atesoro y espero seguir coincidiendo por mucho tiempo.


Share!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
NuriaDM
Blogger & Entrepreneur. Amo a los animales, soy vegetariana y fan del tenis. Creo en la magia y tengo el sueño tan ligero como la Princesa del Guisante.

You May Also Like

1 Comment

  • smartsusi May 18, 2015 10:17 PM

    Pues yo creo que siempre vas a ser mi amiga, la que cueto con la Palma de mi Mano, siempre te voy a querer y se que de viejitas chopearemos la concha juntas. I love you

Leave a Reply

Leave a Reply