Todos deseamos siempre cosas, pero Navidad es una época especial en la que se acentúa lo que queremos probablemente por la nostalgia del Santa Claus que llegaba a nuestra casa cada 24 de diciembre por la noche y el 25 despertábamos muy temprano y emocionados corriendo a buscar los regalos bajo el arbolito o escondidos en alguna parte de la sala.

Así que para no perder la costumbre, a través de mi blog, le hice la carta a Santa. Sólo encontrarán cosas materiales aquí, no por otra cosa que porque lo espiritual y personal me lo guardo dentro para no disipar la energía de los deseos del alma. Recordemos además que el dinero no es más que una energía, no es para atesorarse ni para crear poder o ego. Es un instrumento al alcance de todos si lo entendemos como tal a través del cual podemos obtener pequeñas o grandes satisfacciones, gustos, y sobre todo, COMPARTIR con los demás.

Y bueno regresando a mi carta, ya si no me trae Santa nada de esto, iré haciendo mis ahorros… Jaja.

Tenis Miu Miu.

Mouse Flats con Spikes de Marc by Marc Jacobs.

Botas BCBG MAXAZRIA.

Sneakers Isabel Marant.

Anillo o Cadena con Dije del Infinito de Tiffany.

El Escarabajo de Swarovski.

Bolsa LV rosa de Cruise Collection.

Cambiar mi MacBook Pro por MacBook Air.

También la nueva iMac para trabajar mejor en el blog en casa.

El iPhone 5.

iPhone Case Gennarino de Moschino.

La NIKON D5200.

Una compañera/novia hermosa para Djoko.

A Nole… ¿Se puede? (O de perdido encontrar a mi Prince Charming)

1 Comment

Leave a Response