SEARCH

Reflexión: Let it go!

Reflexión: Let it go!

Dejar ir ha sido el tema recurrente en el último mes de mi vida y en lo cual estoy trabajando; es por eso que decidí compartir esta reflexión ya que es algo que nos concierne a todos y en lo cual -creo- nos gustaría mejorar.

Dejar ir no es fácil; escuchas muchas veces esa frase a lo largo de tu vida: “Deja ir, deja ir, deja ir” (Let it go, Let it go, Let it go...)… Y la verdad es que se oye fácil pero siempre acabas pensando “¿Y cómo fregados se hace eso?” y nunca acabas dejando ir nada hasta que el tiempo o alguna circunstancia te obliga.

Al fin me ha llegado la oportunidad de entender desde la raíz qué es dejar ir/soltar. Alguien me hizo ver que el ser aprehensiva en la vida es algo que te hace mucho daño porque te tomas las cosas demasiado a pecho y te clavas en ellas en exceso haciéndolas muchas veces más grandes de lo que son o incluso imaginando cosas que no son. Ser aprehensivo es precisamente lo contrario a Dejar ir.

Cuando comprendes eso, en verdad es más fácil soltar las preocupaciones, angustias, miedos, corajes, es dejar de darle más importancia de la cuenta a acontecimientos o situaciones. ¿Y qué pasa entonces? Que si lo logras, te sientes más poderosa que nunca, descubres que si logras controlarte a ti misma y ver siempre lo positivo y que todo pasa por algo, nada puede afectarte ni nada puede dañarte. ¡Y se siente increíble!

De momento podemos alterarnos pero es posible regresar rápido al centro, rectificar y no dejarnos ir por ese camino, que si nos clavamos en él se hace más grande. En cuestión de un par de semanas, me robaron unas gotas de ojos que acababa de comprar, me cortaron el pelo de más, perdí una vez la cartera, otra vez me la robaron y me vaciaron la tarjeta de débito, la tintorería me echó a perder un par de cosas nuevas, me emocioné de algo y con la misma me desilusioné, y así, otras cosas. Se hizo una bola de nieve porque a la primera cosa que me pasó me malviajé, me enojé y le estuve mil dando vueltas al asunto en lugar de soltarlo, relajarme, y mejor buscar soluciones. Sí, me robaron la tarjeta, pero al final el Banco te lo tiene que regresar; me echaron a perder cosas en la tintorería, entonces meto una queja para intentar que se hagan responsables…. Al final, si algo tiene solución ¿para qué nos preocupamos? y si no tiene solución, también ¿para qué nos preocupamos? Así de simple. Y eso no quiere que decir que te valgan las cosas.

Siempre desde que algo “malo” nos pasa, lo mejor es “Dejar ir”, literal, no clavarse, no sobrepensar y no victimizarse pensando “¿Por qué a mí me pasó esto?” “¿O porqué las cosas no me salen como quiero?”. ¿Qué se puede hacer? Centrarse, hacer ejercicios de respiración y tratar de calmarnos y ver lo mejor; y sobre todo, trabajar en la actitud para que no sólo no nos afecte a nosotros mismos sino para que tampoco afectemos a la gente a nuestro alrededor. Cuando tenemos conciencia de esto, en verdad es más fácil y hasta disfrutas retarte y ver tu autocontrol.

Hay también que entender que cuando no trabajamos en algo, no lo mejoramos y dejamos que nos domine, entonces la vida se pone más dura y nos manda pruebas cada más difíciles hasta que lo entendemos y superamos. Cada situación difícil o extrema que nos pasa es una oportunidad para mejorar. Es mejor siempre ceder y trabajar en los aspectos que nos cuestan, entender que hay cuestiones que no dependen de nosotros y que es mejor poner en las manos de Dios. Sobrepensar y sobreanalizar algo, sólo lo bloquea porque estamos tan llenos y concentrados en eso que no deja espacio para que se resuelve y nos hace complicarnos de más a nosotros mismos. Hay que entender que no todo está en nuestro control y dejar ir.

Espero que les haya servido de algo y les dejo la canción de Frozen, “Let it go“.


Share!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
NuriaDM
Blogger & Entrepreneur. Amo a los animales, soy vegetariana y fan del tenis. Creo en la magia y tengo el sueño tan ligero como la Princesa del Guisante.

You May Also Like

Leave a Reply