¿Habías escuchado alguna vez sobre el Ho’oponopono? Probablemente de nombre, aunque creo pocas personas saben de qué se trata a menos que estén metidas en técnicas de meditación, terapéuticos y diversos procesos de sanación.

El Ho’oponopono es una técnica de auto-sanación desarrollada en Hawaii en la que un Psiquiatra llamado Ihaleakalá Hew Len empieza a sanar enfermos de una clínica psiquiátrica de criminales solamente con ver sus expedientes. Ni siquiera teniendo contacto con ellos. ¿Pero cómo le hacía? Cuando comprendemos que somos responsables de nosotros y de lo que nos pasa y dejamos de ser víctimas, y entendemos también que somos parte de un todo y, por tanto, TODOS SOMOS UNO, entonces entendemos también que lo que le pasa a las personas que nos rodean también es parte de nosotros y de nuestra responsabilidad.

Entonces te das cuenta que a través de ti mismo puedes sanar a la otra persona. Si te sanas tú, sanas a otras personas. Por eso es tan importante que TODOS trabajemos en nosotros mismos y no sólo por nosotros, sino por los DEMÁS.

Lo único que este Doctor hacía con esos pacientes era repetir cuatro palabras que en realidad son LLAVES UNIVERSALES EN LA VIDA (Una llave es un símbolo que abre un portal porque de por sí ya tienen una importante vibración). Estas palabras son TE AMO, PERDÓN, LO SIENTO, GRACIAS (no importa el orden). El GRACIAS por ejemplo es la llave para la abundancia, así como dar por hecho que la sanación va a funcionar; el LO SIENTO, es de la compasión y el arrepentimiento, el PERDÓN es la de quitarte el ego y el orgullo y ser humilde, y el AMOR, por supuesto, que es la más grande de todas y para todo. No saben la fuerza, poder e importancia que tiene cada una y al repetirlas las llevaremos a nuestro subconsciente.

Al leer cada expediente y entender el sufrimiento y la enfermedad de cada paciente y sentirlo como suyo, el doctor repetía estas cuatro palabras simplemente destinadas a la Divinidad. Se sanaba él y los sanaba a ellos. Mágicamente, hubo una transformación importante en la mayoría de los pacientes y muchos empezaron a mejorar.

Parece difícil de creer que se puede lograr algo con esto, pero como todo, requiere práctica. Cuenta también este Doctor, que en una ocasión recibió un mail muy ofensivo; de momento se sulfuró y quiso contestarle, pero después, se tranquilizó y lo que hizo fue transformar esa energía de coraje y enojo en estas cuatro palabras mágicas y se las mandó a esa persona… A los pocos minutos, recibió un mail de esa misma persona pidiendo una disculpa por lo agresivo que había sido.

Los milagros existen y existen en la vida diaria en este tipo de cosas. Es impresionante lo que podemos lograr cuando aprendemos a manejar nuestra energía e incluso hasta ayudar a nivelar la de los demás.

Otro de los supuestos que propone esta teoría y de suma importancia es la de limpiar las memorias. Todos tenemos una gran cantidad de daños y afectaciones en la mente por el paso del tiempo, por creencias impuestas desde la infancia, momentos dolorosos, vivencias desagradables… Todo esto va alterando nuestra mente y le va dando el poder de controlarnos de acuerdo a esas creencias, olvidando que los pensamientos son sólo eso, pensamientos, no nos pertenecen. Están fuera de nosotros. Cuando meditamos nos podemos dar cuenta, al observarlos pasar simplemente…

De igual manera tenemos que entender que la mente es un instrumento más de nuestro cuerpo, como una mano… No podemos dejar que nos rija y mucho menos que nos afecte y se vuelva nuestra peor enemiga. “Lo que es CREADO es porque es CREÍDO” y “Nuestro exterior es un reflejo de nuestro interior” son dos frases que van muy bien con esta técnica.

La técnica del Ho’oponopono nos enseña cómo a través de unos sencillos ejercicios y frases podemos ir limpiando esas memorias dañadas para convertir nuestra mente en un pizarrón en blanco, y entonces permitir a la Divinidad que llegue a nuestra vida lo que tiene que llegar. Aquí, por el contrario de las visualizaciones famosas, te limpias y te dejas fluir y que llegue lo más adecuado a tu vida.

Estas frases tales como “Pido a la Divinidad borre mis memorias erróneas que me han llevado a la situación actual en la que estoy ahora” (suponiendo que tenemos un determinado problema).  / “Pido a la Divinidad que limpie cualquier memoria que pueda traerme  problemas”  / “Divinidad sana dentro de mí las ideas solorosas que están ocasionándome este miedo”. / “Padre sana dentro de mío las memorias erróneas que están generándome esta escasez” / Acto seguido de la invocación, es importante repetir las cuatro palabras.

Ho'oponopono
Esta técnica permite liberar esa energía de pensamientos destructivos o erróneos que habitan en nosotros y que de no sacarlos, en muchos casos, es lo que puede llegar a terminar en enfermedades.

Algo importante es que esta técnica no es para conseguir resultados, solo es para sanarnos y limpiar las memorias que nos están produciendo daños en nuestra vida actual o que nos los pueden traer. Y por supuesto, para ayudar también. Recordemos que lo que nos puede molestar de los demás es porque de alguna manera es un reflejo de nosotros. Y si sanas a alguien, te sanas tú.

Es importante que esta técnica se vuelva un hábito en nuestra vida pues nuestra mente diario se contamina. Así que hay que estarla limpiando constantemente.

Les comparto estos videos hermosos que lo explica tal vez mejor que yo, y agradezco a mi amiga Rebeka Zebrekos el haberme introducido a esta preciosa técnica que ya es parte de mi vida. Déjenme decirtles que hasta en el espejo del baño tengo un papel con las cuatro palabras escritas. ¡Vamos, anínmense, todo es energía! Vamos a poner nuestro granito de arena para hacer algo por todos!

Los quiero.