Era un 8 de abril de 2007 cuando Erika y León se encontraron a un perro perdido en la calle; lo recogieron, llevaron a su casa a comer y a dormir; después al veterinario a que le diera la respectiva atención, y finalmente lo bautizaron con el nombre de Luis; desde entonces es parte de su familia y un perro muy feliz y querido.

Esta es la historia en imágenes que nos comparte Erika a través de su twitter @erikaportillo1:

Así llegó Luis a la casa de los Krauze Portillo.

Ese día estaba asustado y nervioso por lo que Erika durmió con él sin importarle que estuviera sucio y lleno de rastas.

Erika y Luis en su primera foto juntos, el día que llegó a la casa.

Al día siguiente lo llevaron al veterinario a vacunar, bañar y rapar para que quedara “al tiro” de guapo.

Así quedó Luis después de la visita al veterinario.

Un año después, en 2008, nació Mateo, el primer hijo de Erika y León. Y Luis, por supuesto, fue parte del suceso.

Aquí Luis pinta con su papá el cuarto de Mateo.

Ya que Mateo nació, Erika se encargó que Luis no se sintiera desplazado y lo integró en todo momento.

Aquí Erika con Luis en una reunión para Mateo, recién nacido.

Finalmente ocurrió lo que tenía que pasar, Luis y Mateo se hicieron uno mismo y son inseparables.

Mateo y Luis, uno mismo.

Pues Luis ya tiene cinco años con los Krauze Portillo (o ellos cinco años con él), y Erika lo considera el mejor perro del mundo. Hoy viven muy felices los cuatro en Los Ángeles. The End

3 Comments

  1. Que linda Historia…Espero poder hacer algo similar, adoptar a un angelito hermoso, ese Luis esta hermoso jajaa se parece a mi perrito Bombón que hace algunos meses apenas se me fuél al cielo. Ojala pronto recuperé mi fortaleza para tener encontrarme un Luis 2 en la calle…..Gracias Nury x compartir….y abrazos a esa familia hermosa Krauze Portillo!

Leave a Response