Creo que este día merece la pena hacer una reflexión. Los niños con cáncer en el mundo me parece un tema muy fuerte y muy difícil. El cáncer en sí ya es difícil de entender.
Muchas teorías dicen que el cáncer es una enfermedad psicosomática, es decir que uno se la provoca con agobios, estrés, resentimientos… lo creo en gran parte, en otra parte creo que se debe a otros muchos factores. Pero si bien fuera cierto que uno mismo se crea el cáncer, para un niño que lo padece ¿cuál sería la justificación, la explicación? No la hay simplemente porque un niño no alberga rencores. Es de entrada una gran injusticia de la vida.
Perdón que meta a estos temas, pero sin duda creo que se trata de un asunto de vidas pasadas. No tenemos una sola vida, tenemos millones y a todos nos toca vivir de todo e ir superando pruebas que nos van forjando y haciendo cada vez más espirituales y mejores personas.
He leído apuntes y conversado con gente que cree que el cáncer es algo que uno elige antes de nacer y que se ofrece para dar luz a los demás y también para avanzar más rápido.
En mi opinión, sí creo que va por ahí porque de otra manera no habría una explicación lógica ante lo que podría parecer la injusticia de un niño con cáncer. Un niño con toda la vida por delante y ya sufriendo desde pequeño en hospitales, malestares y tratamientos en lugar de estar jugando es algo que no debería existir. Si en los adultos duele y cuesta entender, en los niños mucho más.
Una temporada de mi vida asistí los sábados al Hospital de Cancerología; era desgarrador cómo de pronto el o la niña con el que te habías encariñado ya no estaba más. Se te salían las lágrimas y tardabas días en reponerte de la pérdida.
Todos los niños son seres puros e inocentes que nos duelen a todos en los huesos cuando les toca vivir tragedias como ésta; y por supuesto, sin dejar atrás el dolor de los padres y la gente cercana que lo viven con ellos, que son verdaderos calvarios.

Así que vale unirnos a todos estos hermosos seres de luz que están haciendo algo por la humanidad. Estamos con ellos y los amamos. La recompensa será grande.